viernes, 4 de marzo de 2016

RELATO CORTO: NUESTROS MONSTRUOS


NUESTROS MONSTRUOS


Mi mundo se había convertido en un monstruo de tres cabezas.
Una no paraba de intimidarme,
la otra me asfixiaba
y la tercera me engullía.
El monstruo, por suerte, no venía todos los días,
no me acechaba a diario,
pero cuando lo hacía me aterraba,
me causa tanto pánico que dejaba de ser yo
para convertirme en un pelele a su merced y capricho.
El monstruo me transformaba en un ser desvalido,
vulnerable y tristón.
El monstruo no paraba de sacar todas mis miserias,
miedos e incertidumbres.
Y se alimentaba de ellas,
y con ello crecía de continuo,
y cada vez eran más frecuentes sus visitas.

Un día encontré un hueco para esconderme del monstruo de tres cabezas,
aquel ser que había conseguido desbancar la sonrisa de mi alma
y me había hecho sentir pequeñita y cobarde.
Hallé un lugar para burlarlo,
un espacio donde me sentía bien, protegida.
Un sitio rectangular y mullido, acogedor, utilizado para descansar: mi cama.
Mi cama se había convertido en mi refugio,
en mi muralla a la realidad.
Desde ella todo se veía distinto,
no existían los problemas;
el monstruo de tres cabezas no podía alcanzarme
si no salía de ella para enfrentarme a él.
Mi cama era capaz de neutralizar al monstruo,
de omitirlo,
de volatilizarlo.

Y así, sin darme cuenta, terminé cambiando al monstruo
que me infundía tanto terror por mi cama,
que día a día y en silencio se iba comiendo mi alma.
Y cada vez constaba más salir de ella,
mi cuerpo había empezado a pertenecerla,
el monstruo se había desvanecido
pero yo me había quedado anclada en la pena
y la tristeza de no saber manejar mi vida.

Me había convertido en una esclava,
primero de un terrorífico monstruo,
después de un espacio, en apariencia, apaciguador.
Hasta que una mañana mi voluntad se levantó en armas,
había decidido plantarle cara al mundo, a la vida,
al monstruo de tres cabezas,
al lugar acogedor y confortable que parecía ser un buen remedio
y, sin embargo, había empeorado todo más.

No puedo decir qué final tendrá esta historia,
pues todavía está por escribir.
Lo que sí os puedo contar es que cada día,
cada mañana,
me levanto peleona y con ganas de ganar
a cada monstruo, a cada fantasma, a cada penuria…
El monstruo puede que gane alguna batalla,
pero jamás le dejaré vencer la guerra
y nunca volveré a darle la satisfacción de huir,
de confinarme en mi cama ni en ningún otro lugar.

En la mayoría de ocasiones la vida no es justa ni grata.
Pero si hay que bailar con las desgracias,
bailemos esbozando una sonrisa,
no derramando lágrimas.
Luchemos ante las adversidades,
y aunque no ganemos,
al menos podremos sentirnos orgullosos
de haberlo intentado.
Nadie dijo que la vida fuera fácil ni sencilla,
si bien debemos pelear con uñas y dientes
para no perder nuestra sonrisa.
Ella es la única arma capaz de enterrar
a todos nuestros monstruos.



Eva Zamora.









"Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe; pero jamás el que abandona el combate." 
                                                                                                                       Thomas Carlyle



martes, 1 de marzo de 2016

QUINCE MESES DESPUÉS

Ayer, 29 de febrero, mi primera novela "La esencia de mi vida" hizo quince meses que fue presentada al público. Quince meses desde aquel 29 de noviembre de 2014 que recuerdo tan fresco como si hubiera sido ayer.



Junto a José Miguel, que compartió mesa con mi editor y una servidora








Quince meses en los que mi novela no ha parado de darme satisfacciones, de llevarme de feria en feria recorriendo España y conociendo lectores.


Feria del libro de Madrid

Gijón


Aranda de Duero

Valladolid


CYLCON, Valladolid


Quince meses durante los cuales se agotó la primera edición y se sacó una segunda que a punto está de agotarse, en breve estará disponible la tercera.










Quince meses en los que no he parado de recibir críticas y opiniones a cual mejor y eso me motiva cada día para seguir escribiendo y daros todo de mí como autora. 

A punto de entrar en el Regristro
de la Propiedad Intelectual
para inscribir mi quinta novela.


Quince meses en los que no solo he visto una de mis novelas publicada, sino que a punto de cumplir el año de la presentación de mi primera obra, una segunda también veía la luz, llegaba a los lectores. "Todo por Daniel", es mi segunda novela publicada, presentada el 14 de noviembre de 2015.






Con Ángel Morero, gran persona y poeta, quien compartió mesa,
inició el acto, me presentó y me regaló una maravillosa poesía.
Al otro lado otra gran persona, Alberto Santos, mi editor.






Con Olga, una encantadora persona,
el día que fui a firmar ejemplares
de Todo por Daniel a su tienda,
en Belmonte de Tajo.



Con Beatriz Guillén, una maravillosa mujer que
me invitó a asistir a la
Feria de las rebajas de Arganda del Rey,
para firmar ejemplares de mis novelas.





























"Todo por Daniel"sigue la estela de "La esencia de mi vida" y en menos de tres meses ya son muchos los lectores que se la han devorado y me piden más. No hay mejor premio para un escritor que escuchar esas palabras, saber que a los lectores les gustan sus novelas y que esperan más obras suyas. Mil gracias de nuevo a todos y cada uno de vosotros, de corazón. Y solo añadir que todo llegará, tened paciencia. Seguramente el otoño traiga consigo una nueva publicación, la que será mi tercera novela convertida en libro. Hasta entonces, seguiré disfrutando de mis dos retoños: "Perdida en mi desconfianza" Y "Todo por Daniel". Y espero que todos los que aún no han saboreado su lectura se animen y lo hagan.
Si queréis saber más sobre mis novelas, leer algún fragmento o saber dónde encontrarlas, visitad mi página de Facebook   https://www.facebook.com/Eva-Zamora-1625337854393453/

Y si os seduce y apetece, podéis pinchad en el Me gusta de dicha página, a ver si alcanzo los 300. Un beso para todos, queridos lectores.